Revisión de gas butano en un piso de alquiler, ¿quién se hace cargo de ese coste?

No Comments

El escrutinio del gas butano es fundamental para el domicilio. Este es una gestión obligatoria para mantener el hogar seguro en lo que se refiere al uso de dicho combustible. Sin embargo, cuando se tiene una propiedad de alquiler, a menudo surgen preguntas sobre quién debe ser responsable de los costos de inspección anteriores, ¿el propietario o el inquilino?

Gas butano. Todo lo que necesita saber sobre las revisiones adecuadas.

La revisión de gas butano es un gestión obligatorio que deben realizar todos los propietarios de viviendas que utilicen gas butano como combustible. Esta inspección técnica ayuda a garantizar que el nivel de seguridad del domicilio es el más adecuado para el uso de dicho combustible, ya sea para la generación de calor o para proporcionar agua caliente a las viviendas. Los casos de bienes raíces se inspeccionan cada cinco años; para vehículos recreativos, cada cuatro años.

El artículo 1554.2 del Código Civil y el artículo 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos hacen obligatorias dichas inspecciones. Este artículo sobre protección de la vivienda también establece que es el arrendador quien debe hacerse cargo del coste de las citadas inspecciones. En el primer punto del artículo se establece que el dueño de la casa está obligado a realizar todas las reparaciones que requiera el inmueble para garantizar su habitabilidad. Eso sí, para realizar una inspección, el arrendador deberá avisar con antelación al arrendatario de la inspección que se va a realizar.

Estas revisiones nada tienen que ver con el hecho de que de mutuo acuerdo se dé de alta al arrendatario como titular del servicio de suministro de gas del inmueble, tampoco afecta a quién paga la factura de dicho suministro. Además, los propietarios no pueden cobrar a los inquilinos por una revisión de gas butano en la habitación, ni como tarifa adicional ni como aumento de la renta. Pero, ¿debe ser esto acordado contractualmente? De hecho, según lo dispuesto en el artículo 6 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, no debe ser una disposición de las condiciones de arrendamiento. La regla establece que si la cláusula existe, la cláusula será nula ya que violaría la base del contrato de arrendamiento.

Pero este control de gas butano no es obligatorio en todos los casos. Las casas con cilindros de gas individuales de menos de 15 kg, conectados por mangueras o conectados a aparatos de gas no necesitan inspecciones periódicas.

¿Cómo es la inspección?

Si bien el coste de la inspección de gas butano debe correr a cargo del arrendador, puede ser el arrendatario quien solicite la inspección de combustible. Dicho esto, tanto arrendadores como arrendatarios pueden contactar con empresas especializadas en este tipo de revisión. Y, por supuesto, mientras el arrendador es quien paga la inspección, el arrendatario debe aprovechar al máximo el combustible y su instalación dando un uso correcto.

La comprobación no lleva mucho tiempo. Un técnico verificará la estanqueidad de la instalación para determinar si presenta alguna fuga. También comprobará el estado y conservación de todos los componentes de la unidad, así como la correcta combustión del equipo. Pero no solo maneja estos controles. También debe asegurarse de que la instalación esté en un área de tamaño mínimo, otro requisito es que la instalación tenga la ventilación necesaria y cumpla con el sistema de detección de gases (si corresponde).

Cuando los resultados sean favorables, el técnico deberá cumplimentar y firmar el certificado de revisión de gas butano. Se recomienda a los propietarios e inquilinos que guarden una copia de estos resultados en caso de que la necesiten en una fecha posterior. Pero, ¿y si el resultado es negativo? En este caso, el técnico deberá realizar un informe de excepción. El informe se entregará al arrendador, quien deberá realizar las adecuaciones y mejoras necesarias para que la vivienda sea segura y habitable. Una vez más, el costo de dichas reparaciones debe correr a cargo del propietario y nunca debe dejarse en manos del inquilino.

Importe de revisión de gas butano

No hay un coste fijo instaurado para la revisión de gas butano, pero puede oscilar entre 65 y 90 euros. El monto variará en función de la empresa que solicita la inspección, esta puede realizarse con la empresa proveedora o con la empresa autorizada para realizar dicha inspección. La comunidad autónoma en la que se encuentra el inmueble también influye en el costo de la inspección, así como la urgencia de solicitar una inspección, la misma complejidad de desplazamiento e inspección se suma al recibo. También afecta al precio si se solicita una revisión en una fecha en la que el técnico hace otras revisiones, o si solo va a casa a hacer una revisión.

Si el técnico encuentra una anomalía y la puede arreglar él mismo en ese momento, el precio de la modificación también aumentará. Estas reparaciones pueden ser realizadas por técnicos, pero también pueden ocurrir otro tipo de trabajos a los que los propietarios de viviendas se tienen que enfrentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.